dimecres, 4 de gener de 2017

Regalarse


Columna "Todo corazón", del mes de enero de 2017, en la revista 21.

Dentro de una hora me extraen mi única muela del juicio. El tiempo previo es la sorpresa de escribir esta columna. Pasan por mi mente varios regalos que casi no he podido saborear con el ajetreo diario. Jacek, un alumno de 2º de Bachillerato, me hace partícipe de su primer cuento: “Mo, la Reina de la Luna”, con el que desea influir para que hombres y mujeres merezcan iguales oportunidades. El padre Jesús, cuarenta años de misionero, comienza a dar sus primeros pasos tras su intervención del tendón cuadricipital. Empezar a caminar con ilusión cuando va a cumplir 86 años.

            Mi padre me comenta que mi abuela está fuerte como un roble. Este mes cumplirá cien años. Ha vivido la guerra, la posguerra y lo que es la entrega generosa de las mujeres de una generación única. Por otro lado, mi cole ha recibido una importante distinción, pero a mí se me llena el corazón de alegría con el reconocimiento a Paco, uno de nuestros cocineros, por la tarea diaria, sin ruidos, como MasterChef de la disponibilidad.

            Con asombro alguien me dice que cómo con un marcado acento andaluz puedo hablar catalán con una adecuada pronunciación. El asombro es mío. Mejor, de tantas personas que entienden más de puentes que de barreras. No es mi acento. Es el de Montse, Josep, Carolina, Xavi, Chesca, Núria… ¡Gracias!

            José Luis Celada escribe un texto precioso sobre mi primera novela. Me emociona. Mª Ángeles López se despide tras 20 años de compromiso en 21. ¡Cuántas personas-regalo! ¡Casi sin darnos cuenta!

            Carmen, profesora de inglés, acaba de jubilarse. No sabían cómo hacer para organizarle una fiesta inesperada. Al final, su emoción expresa la alegría de alguien que ha ejercido con pasión su profesión.

            Ayer mismo, María, una alumna de 1º de ESO, que ha sufrido un grave accidente, se reincorpora a las clases. Me emociona ver el rostro de sus padres. Los milagros son un regalo. Y el regalo más grande, el de Jesús, al darse, quedarse y acompañarnos. Por ahí va el misterio de la vida: por regalarse.

Fernando Cordero ss.cc.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada